Te levantas un día libre con ganas de pasar tiempo con la gente a la que quieres y compartir algún plan especial, quizá un día de excursión. Subes la persiana, miras a la calle… y llueve. Puede que el invierno no esté hecho para cumplir todos tus deseos outdoors, pero tampoco es motivo para ponerle freno a las ansias de happy living. ¿Por qué no trasladar el espíritu del picnic al acogedor entorno de una casa protegida de los fríos vientos de enero? Una idea para este pseudopicnic invernal es celebrar una comida o una cena de amigos en la que cada uno lleve parte del menú. Y ahí entra en juego tu Carrycool, para que puedas transportar cómodamente todo lo necesario para la fiesta perfecta: desde unas cervezas bien frías en la bolsa isotérmica hasta un soplete para quemar el azúcar de la crema catalana que puedes llevar en la mochila superior darle así un dulce final a la cita. Todo con la comodidad de tu Carrycool para que el plan vaya sobre ruedas.

Sólo es cuestión de organizarse y repartirse las tareas. Entre amigos o en familia: uno lleva el postre, otro unos entrantes, otro una tortilla… o hasta un pollo al estilo de Ferrán Adriá. Todo en función de vuestro nivel de ‘cocinillas’ y el estilo que más os guste. Para gustos, colores. Pero hay algunas recomendaciones que pueden ser prácticas para una comida de picoteo. La neverita Carrycool tiene capacidad para unos veinte litros y te permite apilar varios tuppers en los que puedes llevar ricos manjares ya preparados. Por ejemplo, un humus o un guacamole caseros, listos para poner sobre la mesa y ser devorados entre todos. Unos rollitos de canapés fríos también son muy socorridos y si quieres un toque más sofisticado, anímate a preparar algo de sushi. Quedará hueco también para una botella de champán y otras bebidas, para brindar. Y para los niños, es una buena idea preparar algún plato divertido con caras o formas de animales y que ellos también puedan ayudar a prepararlo.

Si quieres mantener más presente el espíritu del picnic, no te olvides de meter un mantel de cuadros en la mochila superior. Y si preferís ahorraros las molestias de recoger y lavar, podéis optar igualmente por platos y cubiertos desechables. Las dos zonas de tu Carrycool te permiten transportar de manera aislada productos frescos en la parte inferior, y cualquier otro tipo de utensilios en la superior, con toda la comodidad y limpieza. Para completar el plan en la sobremesa, puedes llevarte también una coctelera con la que impresionar al resto de comensales con alguna mezcla original. Quedará espacio todavía para cargar juegos de mesa e incluso una mantita para disfrutar en buena compañía de una sesión de cine. ¡El bolso de Mary Poppins parecerá pequeño cuando te vean sacar todo esto de tu Carrycool!