¡Por fin! Estamos a punto de poder decir que ¡ya es primavera! Fuera las bufandas y los gélidos domingos sin salir de casa. Este fin de semana será el primero de la nueva estación y esto hay que celebrarlo. Así que en el blog de Carrycool hemos querido lanzar una oda a la primavera con este top ten de lugares perfectos para hacer un picnic. Ve preparando los tuppers y pon tu Carrycool en pole position que arranca la época del año más llena de Happy Living!

 

Ahí va nuestro listado de lugares recomendados para pasar una jornada ideal de picnic:

 

El monte de San Pedro (A Coruña)

Empezamos barriendo para casa. Pero no es favoritismo. Las vistas impresionantes desde este parque urbano de A Coruña son innegables. Tenemos una gran superficie de césped mullidito para extender nuestro mantel y sentarlos en torno a él para disfrutar de una buena comida al aire libre y buena compañía. Mirando al mar desde lo alto y divisando todo el perfil de A Coruña, desde la Torre de Hércules hasta el Planetario de la Casa de las Ciencias, que marca el punto más alto del centro de la ciudad, pasando por las playas y el puerto.

 

Parc de la Ciutadella (Barcelona)

Cruzamos ahora al Mediterráneo. El de la Ciutadella fue el primer parque de Barcelona y sigue siendo uno de los principales espacios verdes de la ciudad. Hoy en día comparte espacio con el Zoo de Barcelona, así que la visita a los animales puede ser un buen complemento para nuestro plan de picnic sobre todo si vamos con niños. En el propio parque también podemos pasear entre esculturas o remar en barca por el lago. ¡A que suena ideal!

 

Parque Gulliver (Valencia)

Seguimos con otra propuesta urbana perfecta para ir con los peques de la casa. El cauce del río Turia, en Valencia, es ahora una extensa zona verde a lo largo de la cual se puede pasear y por supuesto montar un picnic en cualquiera de sus tramos. Pero hay que os recomendamos en especial: el Parque Gulliver, una zona de juegos infantiles que recrea un Gulliver gigante tumbado en el suelo al que nos podemos subir. Frente a él, todos nos convertimos en liliputienses. Un juego perfecto para una tarde de fantasía y diversión en familia.

 

Islote Arenoso de Illa de Arousa (Pontevedra)

Volvemos a mirar hacia nuestro Atlántico y tiramos ahora a lugares más alejados de las ciudades. Illa de Arousa, en la provincia de Pontevedra, es un lugar idílico y más si el tiempo permite disfrutar de la playa. Concretamente el islote arenoso situado hacia la zona norte es una buena zona para detenernos a comer algo. Allí encontramos una gran extensión de arena fina con una zona de vegetación rodeada de arrecife y en su cima, podemos visitar los restos de un dolmen megalítico. Plan completo, ¿verdad?

 

Cabo do mundo (Ribeira Sacra)

No todo va a ser mar. El interior nos ofrece también paisajes impresionantes. Es el caso de la Ribeira Sacra, una zona preciosa conformada por las riveras de los ríos Miño y Sil en el límite entre las provincias de Lugo y Pontevedra. Nos detenemos en el mirador Cabo do mundo, también llamado mirador de A Cova. Desde ahí podemos comer divisando los meandros, las laderas de viñedos y el espectacular paisaje. Además tenemos una playa fluvial a solo un kilómetro. Si nuestro plan es para adultos, vale la pena también dejarse caer por algunas bodegas.

 

Parque Juan Carlos I (Madrid)

Si estamos en Madrid, por supuesto el típico plan sería un picnic en el Retiro. Y sería un buen plan. Pero vamos a recomendarte otro lugar en la capital también muy adecuado para visitar con los niños: el Parque Juan Carlos I. Está entre el aeropuerto y el recinto de Ifema. En el puedes recorrer el Jardín de las Tres Culturas y un río artificial. También hay atracciones para niños y un espectáculo de fuentes de agua.

 

Jardines del Guadalquivir (Sevilla)

Vámonos ahora al sur: A Sevilla. Los jardines del río Guadalquivir son visita obligada. Ahí, a la sombra de los árboles, podremos montar un buen picnic y saborear el momento junto al puente de Triana. En la otra orilla del barrio hay un sauce llorón desde el que tendremos una de las perspectivas más bonitas de Sevilla.

 

Parque de la Paloma (Málaga)

Seguimos por el sur hasta Málaga. Concretamente, en Benalmádena. Y más concretamente, en el parque de la Paloma. Es uno de los más grandes e impresionantes de toda la Costa del Sol. En 200.000 metros cuadrados podemos perdernos y encontrarnos con senderos, un lago artificial, animales que andan sueltos por el parque, un auditorio para conciertos… para pasar un día completo y con sitio de sobra para comer a nuestras anchas.

 

Parque Cristina Enea (San Sebastián)

Tiramos ahora para el norte. Esta vez, mirando al Cantábrico, y nos detenemos en Donostia. Ahí encontramos el parque de Cristina Enea. Toda una sorpresa por su exotismo: árboles como el ginko o e cedro libanés nos hará dudar de que estemos en San Sebastián. Si nos coincide la época, veremos mucha gente de picnic. Es una propuesta organizada que promueve los picnicis y los conciertos al aire libre desde el Musika Parkean. Y nos encanta esto de reivindicar lo verde como espacio de ocio. Su lema dice: “Por favor, ¡pisad la hierba!”. No podemos estar más de acuerdo.

 

Mirador sobre la isla de Phi Phi (Tailandia)

Ya sabéis que en Carrycool no nos ponemos límites. Nos encantaría facturar nuestro Carrycool y recorrer con él lugares maravillosos. A veces tan lejanos como Tailandia, el país de las sonrisas, tan propio para nuestro ideal de Happy Living. Tal vez algún día lo hagamos y ya vamos imaginando que por ejemplo haremos un picnic maravilloso con algún toque de sabor asiático en un mirador sobre la isla de Phi Phi. ¡Hasta el infinito y más allá. HAPPY LIVING!